• 4 minutos

Palabras clave:

Tecnofobia, Terrorismo, Desinformación, Datos, Ética
El diario El País en su edición digital se hizo eco de un estudio publicado en la revista científica The International Journal of Intelligence, Security and Public Affairs bajo el título “La tecnofobia será el detonante de la quinta oleada de terrorismo”.

La publicación vaticina una oleada de ataques terroristas relacionados con la tecnofobia, es decir, una fobia u odio intenso hacia la tecnología. Es interesante la proyección a un futuro cercano que hacen los autores de la falta de información y prevención a la sociedad sobre los efectos adversos del medio digital en el que nos encontramos totalmente sumergidos, a veces ahogados, con dificultad para tomar aire del mundo físico.

La falta de claridad y transparencia en el uso de los datos obtenidos y las directrices por las que se rige el desarrollo de software va en aumento y la sociedad acabará despertando y reclamando responsabilidades. Ya está pasando.

Llegados al punto de rebelión de los usuarios frente a la incertidumbre y la desinformación no es descabellado pensar que, entre las muchas líneas de acción reivindicativa, exista una extrema y agresiva.
Es básico y vital desarrollar una cultura de divulgación y educación a la sociedad. Estamos empezando a ver las consecuencias de una gestión del desarrollo tecnológico (un patrimonio de la humanidad) descontrolada y sesgada.

Así mismo, se debe exigir a la industria tecnológica un enfoque con responsabilidad social, una línea ética. Las empresas dedicadas a crear soluciones tecnológicas deberían establecer como unos de sus pilares la claridad y transparencia en el uso de los datos de los usuarios y la comunicación de sus objetivos reales y vías de monetización.

Y nosotros, los usuarios y usuarias, tenemos el deber de informarnos, de ser más activos y conscientes en nuestro divagar por el mundo digital…
¿Te ha resultado interesante? Compártelo en tus redes para que se entere todo el mundo!
Share on twitter
Share on linkedin