Share on twitter
Share on linkedin

Antifrágil

Nassim Nicholás Taleb

Sistemas sin estresores, sistemas frágiles y peligrosos

Actualmente se dedica una gran cantidad de energía a levantar todo tipo de empresas, sociedades y entidades y protegerlas de cualquier efecto adverso. Pensamos que la ausencia de daño es positiva.

Sin embargo, según Taleb, los estresores de un sistema son necesarios, lo fortalecen, lo preparan para sobrevivir a hechos inesperados y trágicos que el autor denomina Cisnes Negros. De alguna manera intuitiva siempre he tenido en la cabeza esa idea, es absurdo tratar de impedir todo daño, pues el escaso efecto positivo que se obtiene de prevenir sus efectos no compensa los muchos efectos negativos.

De esta forma, mitigar con ayuda externa un proceso de enfermedad sin demasiada gravedad o intervenir un sistema económico con algún problema no determinante para su futuro puede tener más efectos negativos que positivos.

Así, Taleb extrapola el término iatrongenia del entorno de la salud a cualquier otro sistema: el daño producido por una intervención pensada para producir un impacto positivo. Un médico puede ser determinante en procesos realmente vitales, pero también puede intervenir erróneamente en un proceso sin importancia y que el daño supere al beneficio. Taleb aplica la iatrogenia a cualquier tipo de sistema.

Léelo, cambiará con seguridad en alguna forma tu manera de entender las cosas

Es una lectura intensa, compleja, de las que hay que saborear y dejar que destruya y recomponga muchas ideas firmes.

He tardado tres meses en exprimir su contenido, pero realmente creo que, más allá de las formas, Taleb acierta en muchas de sus afirmaciones. Brillantes los últimos capítulos destinados a la ética, la salud y una oda a la auténtica ciencia, y no aquella que tortura datos sesgados.

En los tiempos actuales, con un grandísimo y para algunos inesperado proceso vírico mundial, cobra mucha relevancia esta lectura. ¿Son nuestros sistemas rígidos? ¿Tenemos que replantearnos nuestras sociedades?

La idea de la lectura es conseguir despertar en el lector la búsqueda de sistemas que se beneficien del caos, del desorden. Un gran aspecto diferenciador frente a otros libros de este estilo es la posición ética, ecologista y consciente de la entidad humana que rige al autor.

Sí, la ausencia de estresores nos debilita, y el mejor sistema regulador es la propia naturaleza…

Aunque en Antifrágil descubriremos capítulos que discurren en buena medida por conceptos económicos, empresariales, del sector de la salud o de conceptos de inversion, es un libro que podrás aplicar sea cual sea tu campo laboral o interés personal.

Dejemos de fragilizar todos nuestros sistemas. Vista nuestra incapacidad de controlar los acontecimientos inesperados es importante construirlos con capacidad de absorber impactos. No sólo con capacidad de absorberlos, lo que los convertiría en tenaces, sino de potenciarse con lo imprevisible: construyamos y busquemos sistemas antifrágiles.
  • Mira el Top 5 de Recomendaciones sobre digitalización

Newsletter Serhumanodigital

Suscríbete y te regalo "La guía sobre el buen uso del Smartphone"