La hiperestimulación ha dilapidado el aburrimiento

Episodio 3×01. Hoy en día todo es rápido, inmediato, estimulante, fácil. Nuestro ritmo de vida, además, apenas deja margen a espacios muertos o momentos de relajación y esparcimiento. Todo ello lleva a dejar de sentir la necesidad de ocupar nuestro tiempo con cosas estimulantes, nuevas, divertidas o motivadoras. Es la consecuencia de no aburrirnos, hemos perdido un sentimiento catalizador del crecimiento personal y el descubrimiento de nuevos intereses y aficiones.

La pérdida de momentos de aburrimiento puede ser grave en adultos pero es mucho más preocupante en la infancia, donde puede llevar a reducir la creatividad y capacidad de auto entretenerse y motivarse a descubrir y aprender nuevas cosas.

Os dejo un enlace al maravilloso podcast de Jaime Rodríguez de Santiago donde, en su capítulo 25, habla del mismo tema. Escuchadlo si queréis conocer otra opinión (aunque con un claro paralelismo con la mía).

Compártelo para que llegue a más gente.

Share on twitter
Share on linkedin