• 5 minutos

Palabras clave:

Automatización, Destrucción de empleo, Futuro laboral
El debate de la destrucción de empleo por la automatización está sobre la mesa. Periódicamente aparecen noticias indicando tal o cual porcentaje de trabajadores que van a perder su puesto en aras de una digitalización y automatización del mismo.

Me ha llamado mucho la atención una noticia recogida por diversos medios (El País, por ejemplo) del pasado 27 de septiembre según la cual un juzgado ha declarado como improcedente el despido de una trabajadora que fue sustituida por un programa informático de gestión.

Según la noticia el fallo del juzgado se basa en el tipo de despido y la forma de comunicarlo y no tanto en una decisión humana de no permitir a las máquinas hacer nuestro trabajo. Resulta que el problema no está en sustituir a un ser humano por un programa de gestión, sino en la forma en que se le reemplaza. No todo vale en la vertiginosa carrera de automatizar todo lo automatizable… ¿o sí?

Se está transmitiendo sólo una parte del cambio en el sector laboral


La realidad es que poco a poco nos vamos a encontrar con este problema. El mercado laboral va a cambiar al ritmo que cambia nuestra sociedad y vamos a ver cómo desaparecen muchísimos trabajos. Es el caso del puesto de la empleada de la noticia anteriormente mencionada y será el caso de muchos más trabajadores.

Sin embargo se están transmitiendo ideas bastante sesgadas sobre el futuro del empleo. La automatización no nos va a dejar sin empleo sino que va a fagocitar buena parte de los empleos repetitivos y que requieran poca creatividad, pero también va a crear muchos más puestos de trabajo de los que destruya y aquí viene la parte que no están transmitiendo del todo bien.
No solo se van a crear trabajos técnicos

Se crearán muchos puestos ubicados en sectores no técnicos


A corto y medio plazo se van a crear muchos más puestos laborales relacionados con el ocio, con el entretenimiento y con el desarrollo de nuestra parte más humana que puestos laborales relacionados con el desarrollo tecnológico. La historia de la evolución tecnológica nos dice que poco a poco estamos virando a ser una sociedad entregada a lo humano, a aquello que nos diferencia de animales y máquinas (nos alejamos de los esfuerzos físicos, desarrollo del intelecto y del ocio como forma de relación social…).

Es cierto que estudiar una ingeniería, matemáticas o física es una buena forma de encontrar trabajo en un futuro, pero también es cierto que no es el único camino válido. Habrá mucho trabajo para cualquiera con la creatividad a disposición de la sociedad, con la capacidad de crear experiencias y desarrollar líneas de negocio basadas en el carácter social del ser humano, en su necesidad de ocio y de superación personal.

Basta con enumerar los nuevos empleos aparecidos ya en esta era digital para descubrir que no todo va encaminado a trabajos técnicos, que vamos a necesitar satisfacer nuestra necesidad de un ocio cada vez más presente y aún estamos muy lejos del momento histórico en que las máquinas puedan alimentarnos esa necesidad. Veamos un ejemplo, una búsqueda sencilla, 10 trabajos actuales que no existían hace 20 años, enumero lo encontrado en una de las primeras opciones que me entrega el buscador de Google (europapress, noticia del 2015):


Informático, SEO, Nutricionista, Entrenador personal, Bloguero, Diseñador de aplicaciones para móviles, Personal shopper, Vendedor online, Director de medios sociales y Entrenador de Crossfit.


Noticia de hace 4 años, sin muchas ganas de entrar en la misma y analizar los puestos encontrados, pero reflejan la realidad de lo enunciado: muchos de los empleos están relacionados directamente con el ser humano y su necesidad de superación, ocio y pertenencia social.

Intenta ver el futuro con optimismo


Me gustaría ver el cambio de una forma más optimista. Si un puesto laboral es asumible por una máquina, ¿no será que el humano que desempeñaba esa tarea estaba haciendo un trabajo de máquinas?

Es posible que no sean las máquinas las que nos están quitando el trabajo sino seamos nosotros, los seres humanos, los que estábamos caminando por un sendero que nos alejaba de lo humano, que nos alienaba. Quizá sea esta la oportunidad de ser más humanos y alejarnos del trabajo tan mecánico que ha marcado especialmente el último tramo de nuestra historia evolutiva.

Y sí, sé que hay un auténtico reto en la gestión del cambio y de la pérdida de empleo, van a ser años difíciles y tendremos que buscar la forma de minimizar el impacto en cada individuo de la sociedad, pero ese es un tema que tocará tratar en otro momento.
¿Te ha resultado interesante? Compártelo en tus redes para que se entere todo el mundo!
Share on twitter
Share on linkedin