• 7 minutos.

Palabras clave:

Blog, pensamiento crítico, blogosfera, vendehumos
Hoy en día puedes encontrar un blog de casi cualquier cosa y cualquier persona es capaz de montar un blog aparentemente serio (si no, mirad mi blog… ¡y yo no soy serio! jejeje).

En mi anterior entrada hablaba sobre todo lo positivo que puede ser el que un usuario de la red pueda montar un blog y hablar desde su conocimiento o experiencia. Hoy voy a escribir sobre por qué esto mismo también puede ser peligroso para el lector o lectora.

Ausencia de autoridad real


La primera consideración que debemos tener en cuenta a la hora de sumergirnos en la blogosfera es que se pierde la noción de autoridad en su faceta más tradicional (entendiendo por autoridad la competencia de un individuo en un tema).

En cualquier medio físico, por lo general, para poder llegar a un público ávido de una temática tienes que demostrar autoridad. Sí, sé de sobra que a veces la autoridad en el mundo físico tampoco es garantía de mucho, pero suele respaldar un mínimo conocimiento del individuo en el tema en cuestión o competencias en la forma de acercarse al mismo.

Una periodista, por ejemplo, puede escribir de una temática sobre la que le falta competencia, pero al menos su acercamiento al tema será desde un prisma profesional, o eso debería garantizar su formación. Una doctora podrá no saber comunicarse con la destreza de una periodista, pero sus estudios respaldan un conocimiento en asuntos relacionados con la salud.

En cambio, en la blogosfera esa autoridad se puede perder y podemos encontrar espacios muy atractivos y bien presentados sobre temáticas de las cuales el autor o autora no tengan una autoridad real.

Repito que, en muchos casos, la autoridad tampoco es una garantía, pero la ausencia de la misma sí que se puede convertir en un serio problema. Problema como el de influencers recomendando medicamentos, algo prohibido expresamente por la legislación vigente.

Si no es por la autoridad, ¿cómo consigue público un bloguero/a?


Para entender por qué tenemos que tomar precauciones al leer ciertos blogs deberíamos tener claro cómo hemos llegado al contenido. Podemos haber llegado por un enlace que nos llega de alguien de nuestro entorno o podemos llegar por una búsqueda en la web.

Hay blogs que consiguen una audiencia rápidamente gracias a tener un contenido de gran impacto, bien pensado y redactado, útil, relevante, que soluciona necesidades concretas. Pero la verdad es que la mayoría de los blogs consiguen la audiencia a través de otro tipo de técnicas.

Podemos diferenciar entre dos maneras de conseguir lectores para un blog.

Una, la más lenta, es apostar por un contenido de calidad y dejar que el tiempo haga que esa calidad se imponga a otros contenidos que comparten temática.

Otra, mucho más efectiva a corto plazo, consiste en trabajar mucho el SEO (Optimización para Motores de Búsqueda) para que buscadores como Google entreguen tu contenido a las búsquedas de los usuarios. Te hablé de ello en esta entrada de mi blog.

Por ello, que un blog aparezca en los primeros resultados de búsqueda sobre una temática puede ser resultado de ser un gran contenido o de ser un contenido preparado para conseguir justo ese objetivo (o ambas cosas, que también ocurre a menudo).

¿Cómo diferenciar un blog de autoridad de uno posicionado?


Para alguien experto en el posicionamiento en buscadores es sencillo identificar qué tácticas se han seguido para que el blog en cuestión aparezca en las búsquedas. Para los simples mortales (como yo) es más complicado.

Ojo, que un blog se posicione con estrategias no significa que su contenido sea malo o irrelevante, los mejores blogs y de mayor calidad utilizan también técnicas de posicionamiento. El problema es que blogs muy buenos con una buena estrategia SEO se imponen a blogs muy buenos o excelentes que no siguen esta estrategia.

Por ello, sin quitar autoridad a blogs posicionados para SEO, te recomiendo hacer el esfuerzo de ir más allá de la primera página de resultados del buscador. Trata de encontrar otros blogs menos relevantes a ojos de Google (o cualquier otro buscador) pero que pueden ser auténticas joyas.

En la próxima entrada profundizaré en algunas técnicas para detectar si un blog está escrito en torno a la calidad o en torno al posicionamiento en el buscador. Aunque, como bien he dicho, lo idóneo es una suma de ambas técnicas.

Yo, personalmente, intento aprender lo máximo posible de SEO para que mis reflexiones lleguen a más internautas, ya que es uno de mis objetivos para el blog. Hay otros blogueros que escriben casi para sí mismos y no sienten esa necesidad de divulgar para otras personas. Es curioso que este tipo de blogs en ocasiones tienen un gran éxito.

No todo es blanco o negro, hay blogs con poca autoridad interesantes…


… y blogs respaldados por un bloguero con mucha autoridad en su temática que no aportan gran cosa.

En mi última entrada te hablé de blogs que actualmente frecuento y leo. Vamos a analizar uno de ellos, el blog de Franck Scipión. Yo llegué a él con una búsqueda de podcasts con contenido SEO en la plataforma de podcasting iVoox. Comencé a escuchar sus primeros podcasts, unas entrevistas muy interesantes para mí, que me intereso mucho por el márketing digital.

Posteriormente entré en su blog y me leí algunas de sus entradas y también me suscribí a su newsletter. Allí empezó ya a parecerme un blog más enfocado a vender que a transmitir información útil, aunque encontré muchísimas cosas que me resultaron interesantes y aplicables a mi blog y objetivos.

Decidí buscar más sobre Franck y encontré esta entrada con un elaborado ránking de vendehumos. Franck estaba el número 2 en la lista. Como no había profundizado mucho más allá de sus podcasts, decidí investigar a qué se debía… No voy a profundizar mucho en el tema, pero en esencia forma parte de un grupo de blogueros que viven de vender formación para conseguir buenos resultados en estrategias de posicionamiento para tu blog, marketing digital y temáticas relacionadas. Es una especie de burbuja de la blogosfera.

¿Esto quiere decir que Franck debería caerse de mi lista? Pues no, simplemente me previene de ir con pies de plomo a la hora de comprar alguno de sus productos, que también pueden ser útiles, pero quizá haya más humo que autoridad, aunque también es posible que no sea así. A mí, personalmente, me parece que en sus entrevistas habla desde una perspectiva bastante sensata, pero no quiero extenderme mucho más en un blog o bloguero en concreto…
Técnicas para detectar si un blog es relevante o no

¿De qué tipo de blogs debo desconfiar?


Voy a dar algunos consejos prácticos, pero están basados en mi experiencia. Deberías desarrollar tus propias estrategias para identificar contenidos poco fiables o de poca autoridad real (y no hablo de títulos o formación del autor, hablo de relevancia real del contenido).

En general deberías tener cuidado especial con temáticas que pueden tener un gran impacto en tu vida. Temáticas como la salud, el dinero, la formación… Obviamente si estás buscando cómo acabar con una plaga de pulgones en tu jardín sería recomendable dar con la tecla, pero en caso de fiarte de un blog y fallar es posible que el daño sea reparable. Otra cosa diferente es equivocarte en una cura para una enfermedad o en dónde invertir tu dinero…

Si te cuentan que es fácil, sospecha


En primer lugar, huye de todo blog que venda la moto de conseguir grandes resultados con poco esfuerzo. En general este tipo de blogs consiguen una audiencia muy rápida por sus promesas que son casi siempre ridículas.

Nada se consigue fácil. Si quieres comer más sano, adelgazar, tener salud, poner en marcha un negocio digital o aprender a programar tendrás que esforzarte. No hay más. Si alguien te dice lo contrario está intentando despertar el instinto humano por conseguir cosas con poco esfuerzo. Y es fácil de despertar.

Por el contrario, pueden ser buenos indicadores de calidad contenidos que hablen de optimizar el esfuerzo o de reconducir hábitos poco efectivos. Es cierto que se puede reducir la cantidad de esfuerzo o se puede sacar más rendimiento al esfuerzo, pero el esfuerzo es imprescindible.

Si generalizan, sospecha


Otra cosa que a mí me suele despertar las alertas es ver que un blog habla de estrategias válidas para cualquier perfil, por mucho que mencionen la necesidad de esfuerzo. El esfuerzo te puede dar resultados, pero no es garantía para conseguir los mismos.

No se puede hablar de una dieta óptima en general, ni de una estrategia de posicionamiento que sirva para cualquier contenido, ni de un entrenamiento adecuado para cualquier persona.

Es cierto que hay principios generales, sí, pero hace falta detectar en el blog indicaciones de que cada caso debería tratar de adaptar esos principios a lo concreto de su situación.

Seguramente yo peque en ocasiones de dar consejos generales, lo sé…

Investiga quién es el autor/a


Empápate de la sección Acerca de del blog y ve más allá investigando al bloguero o bloguera en la red (busca su nombre en Google, mira su LinkedIn o Twitter…). Mira a ver quién es, qué hace, qué experiencia tiene. Desconfía si no encuentras nada en ningún sitio y está intentando venderte algo.

Busca informaciones relacionadas


Si el blog trata una temática de las que he comentado como de impacto (salud o economía, por ejemplo), trata de investigar sobre lo que propone. Busca otras fuentes al respecto, a ser posible estudios científicos.

Hay muchos blogs que están creados sólo con la perspectiva de vender un producto o una idea y tienen muy trabajada la puesta en escena y la narrativa para convencer. Puedes buscar cursos de escritura orientada a la venta para ver que es una temática muy presente en la red, por lo que es muy demandada.

Ojo con los estudios científicos. La ciencia no es un dogma


Si no tienes experiencia revisando bibliografía científica ten cuidado con las menciones a estudios científicos. Que una temática esté publicada en una revista no es garante de veracidad. Hay estudios publicados como científicos que están mal enfocados o con conclusiones sesgadas. En otras ocasiones el estudio es correcto pero la interpretación del mismo que hace el bloguero o bloguera es partidista.

Es muy positivo buscar qué dice la ciencia respecto a un tema, pero la ciencia no es lo mismo que los estudios científicos, generalmente elaborados por personas (y no siempre por científicos). Sé que cualquier científico o científica que se precie me diría que un estudio es científico si y sólo si está elaborado por alguien de su gremio, pero eso no quita que se pueda denominar estudio científico a algo que no lo es (y de hecho es bastante habitual).

La ciencia habla de lo que se observa y posee la enorme virtud de tirar por tierra sus propias afirmaciones si consigue observar algo nuevo. Lleva pasando toda la historia y seguirá pasando, así que ten cuidado sobre un uso de la ciencia como la verdad absoluta. Eso convierte a la ciencia en dogma, y en ese momento deja de ser ciencia.

Una gran cantidad de pseudociencias tienen detrás estudios científicos que le dan verosimilitud si no se toman con cuidado o una mirada crítica.

Vender a cualquier precio


Intenta ver el objetivo de cada blog. Si ves que todo parece creado para vender un producto, un curso o cualquier cosa que te exija un desembolso económico te recomiendo que empieces contrastando aquello que te intentan vender. Puede ser algo de mucha calidad o que te sea útil, pero si no es así es posible que el blog pierda sentido informativo para ti.

Ojo, no pienses que por estar pensado para vender un producto un blog ya es malo. Hay productos y cursos increíbles en la web que se venden únicamente a través de blogs, pero es importante detectar la intención de venta antes de profundizar en los contenidos de un blog.

Todo consiste en desarrollar una mirada crítica


No te agobies, no trato de desarrollar en tí un pensamiento paranóico hacia todo blog, sino potenciar una mirada crítica respecto a lo que lees en la red. Al final un blog está desarrollado por una persona. Dicha persona construye el contenido con una intencionalidad que deberías tratar de identificar y así tratar el contenido desde el prisma correcto.

Yo trato de pensar siempre en cómo afrontar los temas para que mis lectores confíen en mi punto de vista, pero al fin y al cabo soy una persona con todos sus sesgos, que habla a veces con confianza de temas que no controla todo lo que le gustaría. Por ello mi blog es el primero que debes tomar con tus gafas de mirada crítica preferidas.

La mejor forma de comprender y conocer todo este mundo podría ser crear tu propio blog, por ello la próxima entrada te dará las claves para dar este paso y poder hacer tu blog, ya sea para aprender, para divulgar o para un objetivo más ambicioso. ¡Nos vemos en la próxima entrada!
¿Te ha resultado interesante? Compártelo en tus redes para que se entere todo el mundo!
Share on twitter
Share on linkedin