• 3 minutos.

Palabras clave:

Monetización, afiliación, publicidad segmentada, datos
Cuando algo es gratis, el producto eres tú. Esta expresión es una máxima absoluta en la red, y debes tenerlo muy en cuenta. Además, bajo mi opinión, dicha máxima se está convirtiendo en un grave problema. Es importante comprender cómo nuestros datos de navegación son usados para obtener dinero y nos comprometen.

No, no son productos y contenidos gratuitos


Tenemos la sensación de acceder a contenidos y aplicaciones gratuitas y nos estamos acostumbrando a la idea de no estar pagando nada por ellas, pero esto es una gran mentira. Estamos pagando mucho más de lo que creemos.

En el mejor de los casos el precio a pagar por usar la red será tener que ver una gran cantidad de publicidad, tal como ha ocurrido siempre en las cadenas de televisión gratuitas.

Monetización indirecta. Afiliación y publicidad segmentada


Pero en la gran mayoría de los casos la red está poniendo a aquellas empresas que producen contenido en la necesidad de monetizar dichos contenidos, y aquí viene el problema. Productos que anteriormente eran de pago se ofrecen gratis, y las personas que antes vivían de la monetización directa de esos productos ahora deben obtener una monetización indirecta para poder seguir viviendo de ellos.

Y la forma de monetización indirecta de aplicaciones y webs no está siendo clara hacia el usuario. No se está transmitiendo toda la verdad de la forma en la que se obtienen ingresos.

Es el caso de las editoriales de periódico, por ejemplo, que ahora deben encontrar estrategias como análisis de productos para obtener ingresos por medio de afiliación o publicidad segmentada.
Redes sociales y sesgo de confirmación

No se paga con dinero, se paga con datos


La realidad es que hay pocos contenidos o productos realmente libres en la red, la mayoría de los que usamos están suponiendo un coste social enorme. Pagamos, sí. Y pagamos con algo mucho más valioso que nuestro dinero. Pagamos con nuestros datos, con nuestra propia vida. Y nos afecta mucho más de lo que pensamos.

Ojalá vea pronto una red en la cual sea obligatorio dar la opción de elegir pagar un servicio con dinero o bien con datos de navegación y recibiendo publicidad. Al menos, bajo mi juicio, me bastaría con saber realmente el precio de lo que les estoy entregando y para qué va a ser usado. Tengo la sensación de que por ahorrarnos unos míseros euros estamos pagando algo que tiene un valor muy superior. Y no hablo de un valor hipotético, sino de un valor real y económico. Sí, los datos generan rédito económico.

La punta del iceberg. La red no es democratizadora


Estamos empezando a ver la gravedad del problema, pero aún queda mucho para reconducir la situación. El uso masivo de datos como forma de monetización está afectando a la sociedad, está minando la libertad individual y está produciendo muchos efectos secundarios que apenas empezamos a percibir: sociedad polarizada, radicalización en las ideas, desinformación…

La red no es democratizadora, es casi todo lo contrario. Por lo tanto, recordad el comienzo de este post: si algo es gratis el producto eres tú.

Y todo lo anterior sin entrar en el grave problema de los usos poco éticos o directamente ilícitos de la información en la red. Pero para saber sobre ello os recomiendo leer El Enemigo Conoce el Sistema, a mi gusto imprescindible.
¿Te ha resultado interesante? Compártelo en tus redes para que se entere todo el mundo!
Share on twitter
Share on linkedin