• 5 minutos

Palabras clave:

Programación, aprender, trabajo, creatividad, competencias
Efectivamente, aprender a programar no te garantizará un buen sueldo ni un trabajo interesante. De hecho, ni siquiera te garantizará no quedarte fuera del mercado laboral.

Hoy en día se está transmitiendo la idea de que hay que aprender a programar o desarrollar una carrera técnica para salvarse de la pérdida de puestos laborales que provocará el proceso de digitalización. En educación, especialmente, el mensaje de la necesidad de aprender a programar ha llegado con una intensidad desmedida.

¿Programar no es una competencia válida para encontrar trabajo?


El gran déficit de perfiles técnicos con conocimientos de programación está provocando que muchas empresas tengan que pagar altos sueldos o no encuentren cómo cubrir ciertos puestos. De ahí ese interés en dotar a la sociedad con habilidades en el campo de la programación: más mano de obra y sueldos más bajos.

Pero no es momento de contemplar la perspectiva de la empresa, sino la del individuo interesado en formarse. No voy a ser yo quien diga que aprender programación no sea interesante o que no deberías iniciar ese camino si quieres formarte para nuevos retos laborales.

Programar es, en cualquier caso, un aporte muy interesante para cualquier perfil. Y no únicamente pensando en obtener un desempeño laboral, sino como una manera maravillosa de descubrir uno de los “idiomas” que está determinando actualmente en mayor medida el devenir de nuestra especie.

El problema es que programar, sin más, es otra labor mecánica que puede tener los días contados como desempeño humano. Supongo que aquí habrá muchas opiniones que difieran de la mía, pero estoy convencido que las máquinas van a programar. Es posible que programen codo con codo con humanos, pero seguro que dentro de muy poco tiempo realizarán gran parte de esa labor repetitiva de crear la arquitectura principal de un programa.

Programar, sin habilidades complementarias, sólo da la competencia de transformar una idea en algo que pueda ser ejecutado por una máquina. Si no tenemos más habilidades lo único que podremos hacer con la programación es desarrollar las ideas de otras personas, hacer de traductor entre humanos y máquinas. No en vano a muchos empleados en programación se les denomina “picadores de código” por tener un trabajo que no difiere mucho de lo que podría ser un peón en el mundo de la construcción.

Sigue la estrategia adecuada para aprender a programar


Pero todo lo anterior no lleva la intención de desalentar a nadie que quiera aprender a programar, sino de provocar un cambio en la estrategia a abordar. Para aprender a programar existen muchos cursos intensivos que desarrollan los conocimientos necesarios para dominar de una forma medianamente aceptable múltiples lenguajes (como, por ejemplo, los bootcamps). Ahora bien, no pienses que las empresas buscan programadores. Las empresas buscan talento y, en su ausencia, se conforman con programadores.

¿Y qué es talento en el campo de la programación? Pues no es más que capacidad para resolver problemas complejos, abstracción, creatividad… Diría que casi es más importante todo ello que la propia programación, aunque al final, como es obvio, es necesario saber programar.

El momento actual es similar al vivido hace unos (cuantos) años con el inglés. Aquellos que sabían hablar inglés tenían una ventaja en el mercado frente a los que no lo hablaban. Actualmente no supone más que un criterio a sumar, indispensable, sí, pero que no te posiciona laboralmente en modo alguno si no tienes otra serie de aptitudes y actitudes indispensables. No sirve de nada aprender inglés hoy en día si no vas a saber qué decir en inglés.

Y la verdad es que las empresas ya están buscando perfiles que sepan programar y sumen a eso otras tantas habilidades. De hecho, las escuelas más prestigiosas de programación (generalmente no universitarias) ya filtran los candidatos para admitir perfiles que tienen las habilidades antes mencionadas de cara a entrar en sus cursos intensivos y garantizar que, al aprender a programar, entrarán en el mercado laboral e incrementarán sus casos de éxito.

Por ello, si estás pensando en aprender a programar, te recomiendo que busques programas que desarrollen muchas otras competencias aparte de la programación o que te preocupes de formarte en otras cosas que puedan complementar la parte técnica. Quizá puedas aprender ética en el tratamiento de datos o en la ciberseguridad. Quizá prefieras desarrollar grandes aptitudes de gestión de equipos y talento humano.

Sea como sea, no te quedes en aprender programación, pues por sí sola no te va a garantizar un trabajo. El campo laboral al que podrás acceder si no complementas tu perfil será pobre y tu desempeño será poco valorado económicamente.
¿Te ha resultado interesante? Compártelo en tus redes para que se entere todo el mundo!
Share on twitter
Share on linkedin